EL CORONAVIRUS PODRÍA AFECTAR LOS PREPARATIVOS DE TOKIO

TOKIO. El brote mortal de coronavirus de Wuhan podría afectar los preparativos de Japón para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 este verano, advirtió un organizador de alto nivel.

El virus ha infectado a más de 28.000 personas en más de 25 países y territorios, y se cobró más de 600 vidas, la gran mayoría de los casos en China continental. Se han reportado al menos 45 casos en Japón, incluidas 20 personas a bordo de un crucero en cuarentena en la Bahía de Yokohama.“Estoy extremadamente preocupado de que la propagación de la enfermedad infecciosa pueda arrojar agua fría sobre el impulso hacia los Juegos”, dijo Toshiro Muto, director ejecutivo del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio, según la emisora pública japonesa NHK. “Espero que se elimine lo antes posible”.

El primer ministro Shinzo Abe declaró el lunes que los Juegos continuarían según lo planeado.

Sin embargo, los Juegos se inaugurarán en menos de seis meses, y los comentarios de Muto se produjeron cuando funcionarios de salud japoneses corrieron para revisar a los pasajeros y la tripulación a bordo del crucero Diamond Princess, que atracó el lunes en el puerto de Yokohama.

El barco Princess Cruises fue puesto bajo cuarentena en el puerto japonés, con 3.700 personas a bordo en cuarentena después de que se reveló que un pasajero infectado voló a Tokio y pasó unos días en el barco.

Hasta ahora 20 personas en el barco han sido confirmadas con el coronavirus.

Todavía hay más de 100 muestras en espera de los resultados de la prueba. Un total de 2.666 invitados y 1.045 miembros de la tripulación estaban a bordo, dijo Princess Cruises en un comunicado a principios de esta semana.

El miércoles, el Ministerio de Defensa japonés atracó un ferry de cuarentena en la base de la Fuerza de Autodefensa Marítima en Yokosuka, Japón central. El ferry de 17.000 toneladas tiene 94 habitaciones y estará listo para acomodar a los japoneses que regresan de China, si es necesario.¿Temor olímpico?

A pesar de los temores sobre el brote de coronavirus, la fanfarria alrededor de Tokio 2020, que comenzará oficialmente el viernes 24 de julio, está en marcha.

El nuevo Estadio Nacional de Tokio se inauguró en diciembre pasado y el relevo de la antorcha olímpica partirá desde la prefectura de Fukushima el 26 de marzo.El lunes, Abe disipó la preocupación de que los Juegos Olímpicos de Verano serían cancelados después de que circularan falsos rumores en línea.

“Tomaremos las medidas apropiadas para que la preparación para los Juegos Olímpicos continúe sin afectarlos”, dijo Abe a un comité parlamentario.

Japón ha luchado por recuperarse de tres recesiones en los últimos ocho años, la segunda de las cuales fue causada por el devastador terremoto y tsunami que azotó el noreste de Japón en marzo de 2011. Las autoridades esperan utilizar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para atraer visitantes y promover negocios japoneses e innovación.

El gobierno también se ha fijado la ambiciosa meta de atraer hasta 40 millones de visitantes extranjeros al país este año en un intento por impulsar la economía. Ese objetivo ya parece amenazado después de que China prohibió los viajes en grupo al exterior como parte de su batalla para detener la propagación del coronavirus. Japón recibió aproximadamente 9,6 millones de visitantes de China en 2019, lo que representa un tercio del gasto turístico extranjero en el país.

Se espera que los Olímpicos reciban hasta 920.000 visitantes por día, según un informe publicado por el Banco de Japón. Hasta ahora, los organizadores olímpicos han seguido haciendo hincapié en que se tomarán precauciones para garantizar la seguridad de los atletas y visitantes.

Los funcionarios anunciaron el jueves que habían establecido una nueva fuerza interna de contramedidas de coronavirus, dirigida por Muto. El grupo de trabajo compartiría información entre los organismos pertinentes sobre el estado del brote, dijo Muto a los periodistas.“Necesitamos asegurarnos de que el público, los atletas y las partes interesadas se sientan seguros”, dijo Muto. “Tenemos que ser objetivos y calmados, ya que no queremos provocar una sensación de miedo”.

Los organizadores también destacaron la necesidad de poner el virus en perspectiva, dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no había designado el brote de coronavirus como una pandemia.

Las precauciones que se han tomado

Si bien las máscaras faciales han escaseado en todo el país, Japón ha comenzado a tomar una serie de precauciones para superar y prevenir la propagación del virus.

El viernes pasado, el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón anunció que había logrado aislar y cultivar el virus de una persona japonesa confirmada como infectada. El instituto utilizará el virus aislado para comenzar a desarrollar una vacuna y un kit de prueba capaz de un diagnóstico rápido, aunque el proceso podría llevar meses.

Las compañías japonesas han adoptado la práctica de alentar a sus empleados a trabajar desde casa para evitar exponerlos al virus en el transporte público congestionado y en las oficinas.

Rakuten, una empresa japonesa de comercio electrónico, ha dicho a los empleados que recientemente han regresado de China que trabajen desde casa durante dos semanas, según la radiodifusora pública NHK. Se necesitan 14 días para cubrir el periodo de incubación del virus.

La compañía también permitirá a las mujeres embarazadas teletrabajar, independientemente de si han estado en China, y posponer viajes de negocios hacia y desde el país.

Deja una respuesta