Goalball: la disciplina creada especialmente para ciegos

Existen diferentes deportes adaptados para personas ciegas o de baja visión; sin embargo, muy pocos fueron creados directamente para esa población. Uno de ellos es el Goalball.

En Uruguay existe un equipo de Goalball que funciona todas las semanas en el Club Colón y del que participan entre 25 y 30 personas de baja visión o ciegas de manera fija desde abril de 2018.

“A diferencia de la mayoría de los deportes que se llaman adaptados, en este caso, el deporte se creó específicamente para las personas ciegas o con baja visión. Lo interesante es que solo con una persona que alcance la pelota, ellos podrían jugar independientemente”, explicó Manuel Franco, encargado del grupo de Goalball uruguayo del Club Colón.

El deporte fue creado tras la Segunda Guerra Mundial –como muchos otras disciplinas adaptadas– debido a la cantidad de soldados que eran físicamente activos pero que quedaron con alguna secuela.

En el Goalball participan dos equipos en una cancha con las dimensiones de una de voleibol –18 metros de largo por nueve metros de ancho– y el objetivo es hacer goles al equipo contrario en los arcos ubicados al fondo del campo.

Acostados, en cuclillas o semiparados, tres participantes por equipo intentan diferentes posiciones para detener la trayectoria de una pelota que dentro tiene un sonajero.

La historia del Goalball y cómo se juega

Según la revista especializada EF Deportes, “el Goalball fue creado por el alemán Hans Lorenzen y el austríaco Seep Reindl. Este nuevo deporte formaba parte de un programa de rehabilitación para veteranos minusválidos de la II Guerra Mundial”. 

En 1972 fue elegido como uno de los deportes de exhibición que se practicó en los juegos Paralímpicos celebrados en Heidelberg, Alemania. 

El deporte comenzó a a formar parte del calendario oficial de los Juegos Paralímpicos en la edición de 1976 en Toronto, Canadá, para los hombres, mientras que en 1984 en Nueva York, comenzaron a disputarlo las mujeres. 

“En 1981, en París, los representantes de más de 30 países participantes en deportes para ciegos, forman la Asociación internacional de Deportes para Ciegos (IBSA), creando un subcomité de Goalball”, indica el sitio especializado en historia del deporte.

¿En qué consiste el juego? El Goalball es una disciplina paralímpica en la que los equipos están integrados por tres jugadores. En la cancha, que tiene las mismas dimensiones que una cancha de voleibol tiene dos arcos que ocupan todo el fondo del campo. Al mismo tiempo, la cancha tiene marcas cada tres metros y a los lados que indican a los jugadores en qué parte del campo están situados. Se juega con una pelota pesada, que dentro tiene un sonajero para indicar que está en movimiento y el objetivo es hacer goles al equipo contrario. La pelota se lanza como si fuera una especie de bola de bowling y existen diferentes movimientos para que rebote en los adversarios y pueda ingresar en el arco contrario.

¿Cómo se formó el equipo de Goalball?

Franco, profesor de Educación Física, conoció a Anthony en unas clases de salsa que uno de sus amigos daba para personas ciegas o de baja visión y se hicieron amigos. Mientras tanto, Anthony formó parte de un proyecto que se llamó “Máximo”que financió la creación de un grupo de Goalball.

«Funcionó muy bien mientras hubo dinero; sin embargo, cuando se acabó, quedaron los grupos por un lado, los docentes y los materiales por otro”, explicó Franco.

Tras un año de inactividad, los integrantes del equipo se conectaron con el profesor de educación física para proponerle que se hiciera cargo del grupo. 

“Cuando Anthony me lo propuso me encantó la idea y ahí empezamos. Al principio éramos cinco o seis, mientras que hoy en día la cifra ronda los 25 o 30 jugadores”, señaló el docente.

Equipo femenino de Goalball Uruguayo. Foto: Cortesía

Equipo femenino de Goalball Uruguayo. Foto: Cortesía

Voluntario y a pulmón.

Franco, con la colaboración de otros dos profesores de educación física, Santiago García y Verónica Zica, junto a la voluntaria Lucía Vidart, se ponen al hombro el grupo de Goalball de forma voluntaria todas las semanas.

Todos los sábados para todos los interesados y todos los lunes para los “seleccionados” en el Club Colón –que ganó el presupuesto participativo y pone a disposición las instalaciones– se entrena en Goalball.

“Mantenemos dos partes básicas, una más social que es que cualquier persona con baja visión o ciega tenga posibilidad de divertirse y participar de un deporte y después la parte más competitiva con los que tienen más experiencia y condiciones”, sostuvo Franco.

Actualmente, en los grupos participan unos 15 varones y unas 10 o 12 chicas, contó Franco quien añadió que eso no quiere decir que a todas las clases asistan todos, pero que sí forman parte del grupo.

Una de las dificultades que presenta esta modalidad deportiva es que son pocos docentes para muchos alumnos: “Al ser personas ciegas o de baja visión no es posible realizar demostraciones grupales, entonces necesitaríamos más ayuda para demostrar cómo poner el cuerpo”, comentó.

Equipo masculino de Goalball Uruguayo. Foto: Cortesía

Equipo masculino de Goalball Uruguayo. Foto: Cortesía

Y añadió: “Somos tres docentes que estamos para un montón deportistas. En ese sentido necesitaríamos mucha gente; hay que indicar las posturas y lleva un trabajo que a veces genera que nos veamos un poco desbordados”. 

Este año, los promotores de la iniciativa quisieron salieron al interior del país, pero solo concretaron una ida Salto y quedaron pendientes las visitas a Paysandú Maldonado. “Nos interesa reunirnos con las asociaciones de ciegos de cada departamento y difundir el deporte para lograr que más profesores se animen y surjan más grupos”, explicó. 

Competencias. Este año el grupo de Goalball participó con sus equipos femenino y masculino en una competencia en Argentina. 

El equipo femenino quedó a mitad de tabla y no pudo pasar a las finales, mientras que el grupo masculino quedó entre los tres primeros y jugará las finales a mediados de noviembre en Buenos Aires.

Además, sus integrantes fueron invitados a participar del campeonato sudamericano, pero su participación aún está en duda. “Estamos invitados a participar en diciembre pero sin el apoyo del Comité Paralímpico es muy complicado para nosotros”, aseguró.

Según indicó, el sudamericano tiene algunos requerimientos para estar homologado que implica que los equipos se alojen en ciertos hoteles. “Estamos intentando que el Comité Paralímpico o la Secretaría Nacional de Deportes nos apoyen pero aún no hemos tenido ninguna respuesta”, concluyó.

Una jornada a beneficio para recaudar fondos

 Los equipos de Goalball de Uruguay fueron invitados a participar en el campeonato sudamericano; sin embargo, la falta de apoyo no hecho posible su asistencia. Mientras esperan que el Comité Paralímpico decida si los apoyará o no, los jugadores llevan adelante diferentes actividades para recaudar fondos. 

Este domingo 10 de noviembre en el Club Colón se realizará una jornada solidaria. “Haremos un evento que ofrecerá demostraciones de Goalball con los chicos de la selección y quieres lo practican como actividad lúdica; se presentará un conjunto de baile de personas ciegas; tendremos bandas de cumbia y plena en vivo que se ofrecieron a tocar de manera gratuita”, contó Franco. 

Además, se venderá comida a través de la cantina del club y se comercializarán rifas y bonos colaboración. 

Desde el grupo de Goalball se estima que el costo del viaje será de unos US$ 4.000 para todo el grupo, una suma que, por sí solos, sería más difícil de recaudar, razón por la cual buscan conseguir ingresos. 

El equipo ya participó de otros certámenes regionales con éxito.

Deja un comentario