WOODY BELFORT, SIN LÍMITES A PESAR DE LA PARÁLISIS CEREBRAL

“Gana o aprende. No existe la derrota”, dice el lema que Woody Belfort lleva por bandera y utiliza en sus redes sociales. Este canadiense de 23 años nació con diplejía espástica, un tipo de parálisis cerebral que le impide moverse con facilidad. Puede andar con algunas dificultades, pero ha estado sentado en una silla de ruedas la mayor parte de su vida. Sin embargo, eso no ha supuesto ningún obstáculo para él.

Pasó una infancia complicada. No solo por su enfermedad, sino porque su padre abandonó a su familia cuando él solo tenía unos meses. Su madre lo sacó adelante sola y, debido a la afición de su hijo por la actividad física, decidió apuntarlo a un equipo de baloncesto en silla de ruedas. Ahí nació la pasión de Belfort por el deporte.

Aún sigue practicando el baloncesto en silla de ruedas, pero desde hace unos años decidió probar en otras disciplinas y sueña con dedicarse profesionalmente al culturismo. Sus entrenamientos, de los que comparte imágenes en las redes sociales, son espectaculares y se ha ganado multitud de admiradores. Más de 44.000 personas lo siguen en Instagram.

Uno de los últimos vídeos que ha compartido en Instagram se ha hecho viral en las redes sociales por su ejemplo de superación y constancia. En él se le puede ver escalando la pared de un rocódromo con su silla de ruedas. “No importa cuán alto sea un muro, nunca dejes de trepar”, escribió junto a las imágenes.

Con sus retos, Belfort intenta servir de inspiración para otras personas que sufren parálisis cerebral y demostrar que los límites solo existen en la imaginación.

El joven estudia también Lenguas Modernas en un centro de Quebec. Ya habla inglés, francés y criollo (su familia es de origen haitiano) y está aprendiendo español, alemán y portugués.

Woody Belfort seguirá participando en torneos de baloncesto en silla de ruedas, pero quiere también representar a Canadá en competiciones internacionales de culturismo y dedicarse igualmente de forma profesional a la escalada. Además, uno de sus sueños es colaborar con el Circo del Sol. Con su fuerza de voluntad, seguro que no hay reto que no logre superar.

Deja un comentario