El surfing adaptado gana fuerza de cara a París 2024

José Martínez falló hace seis meses en su primera competencia de surf adaptativo, y lloró todo el camino a casa. Pero el joven de 30 años de edad y tres amputaciones dijo que no lloraba porque perdió. Lloraba porque no se esforzó lo suficiente.

Cuando regresó a su hogar en Apple Valley, el veterano de la Army comenzó a surfear dos veces por semana, entrenando diariamente y nadando millas para aumentar su fuerza y resistencia. El jueves, su esfuerzo rindió sus frutos. A mediodía, ocupaba el segundo lugar en su división en el Campeonato de Surf Adaptativo 2019 de USA Surfing en la playa North Jetty de Oceanside Harbor.

Jose Martinez at the USA Surfing adaptive surfing championship

Martínez fue uno de los 40 surfistas discapacitados que viajaron desde todo el país para la competencia durante todo el día. Los mejores finalistas estarán en la lista corta para representar al equipo de EUA en el Campeonato Mundial de Surf Adaptativo de la International Surfing Association (ISA) más adelante este año.

Por ahora, ISA World está lo más lejos que puede llegar un surfista discapacitado en este deporte. Pero los líderes de ISA solicitaron al Comité Paralímpico Internacional que agregue el surf adaptativo a su lista de deportes. Eso podría ocurrir para los juegos de 2024 en París. La siguiente oportunidad serían los juegos de 2028 en Los Ángeles.

El capitán Christiaan Otter Bailey del equipo de los EUA dijo el jueves que la posibilidad de que algún día compita en una competición a nivel de los Juegos Olímpicos aumenta la conciencia sobre el surf adaptativo y ofrece a los jóvenes surfistas discapacitados un incentivo para entrenar más duro.

“Es hermoso ver a estos jóvenes con los que hemos estado trabajando desde que eran pequeños y que ahora tienen un objetivo por el cual luchar”, dijo Bailey, de 38 años, de Santa Cruz.

Surfer Dylan Hronec talks with his team before competing in his prone assist contest at the USA Surfing Adaptive Surfing Championship at Oceanside Harbor North Jetty.

Durante la mayor parte de su vida, Bailey ha surfeado y patinado profesionalmente. Mientras filmaba trucos para un video de skate en 2006, se dañó la columna vertebral y quedó paralizado de la cintura para abajo. Rápidamente reinició su carrera como patinador en silla de ruedas y surfista adaptativo. Pero Bailey dijo que entrenar a jóvenes atletas discapacitados se ha convertido en lo más destacado de su vida.

“Tengo muchos campeonatos, medallas y premios, pero a nadie le importa mi lista de medallas”, dijo. “Es el impacto que tienes en la próxima generación y cómo puedes prepararlos para llevar la antorcha para la generación que sigue lo que realmente importa”.

Bailey tiene grandes esperanzas en Martínez, a quien conoció en el primer concurso hace seis meses. Aunque Martínez no pudo ganar ese día, Bailey le aseguró que algún día será campeón mundial.

En 2012, mientras patrullaba a pie en Kandahar, Afganistán, Martínez pisó un artefacto explosivo improvisado de 60 libras y se despertó en un hospital 10 días después, le habían amputado su brazo y pierna derecha, la pierna izquierda desde abajo de la rodilla, algunos órganos y un dedo de su mano izquierda. Martínez ahora camina sobre piernas protésicas, conduce un auto adaptado, caza y ahora surfea. Es conocido entre sus compañeros surfistas adaptados por su sonrisa siempre presente.

“Solía estar confundido, pero el surf cambió mi perspectiva”, dijo. “El surf es como la vida. Nos puede levantar y derribar, pero siempre nos levantamos sonriendo”.

William Thompson, 12, of Little Rock, Calif., adjusts his prosthetic leg at USA Surfing’s 2019 Adaptive Surfing Championship Thursday at Oceanside Harbor’s North Jetty beach.

William Thompson, de 12 años, fue uno de los surfistas más jóvenes en la competencia del jueves. Su familia condujo desde Little Rock en el norte del condado de Los Ángeles, para que pudiera competir con otros tres miembros del equipo Junior de surf adaptativo Stoke for Life en Oceanside.

Thompson nació con un defecto de nacimiento que requirió la amputación de su pierna derecha cuando tenía 8 meses de edad. Utilizando una prótesis para correr, ahora patina, juega baloncesto, golf y lacrosse. Pero el surf es su deporte favorito. Su madre Jessie, dijo que a su familia no le importa llevar a William a las clínicas locales de surf, encuentros y concursos, porque estos eventos “nivelan el campo de juego” en la playa entre los surfistas con discapacidades y las personas sanas.

“Está realmente emocionado de competir en los nacionales de hoy, y le encanta estar cerca de todos estos atletas profesionales, pero su objetivo final es competir en los Juegos Paralímpicos”, dijo Jessie.

Los Paralímpicos podrían estar fuera del alcance de Sarah Bettencourt, de 35 años, de Rancho Penasquitos. Como madre de dos hijos, dijo que las responsabilidades familiares y su edad probablemente le impidan competir para el 2024 o el 2028. Así que, por ahora, solo disfruta compitiendo por el equipo de EUA, y le gustaría ayudar a reclutar y capacitar a niñas y mujeres jóvenes. quienes estarán en la edad máxima para competir en los Juegos Paralímpicos en cinco a nueve años.

Bettencourt comenzó a surfear en su natal Maryland, donde se graduó de la US Naval Academy y se formó para convertirse en piloto de helicóptero. Pero justo antes de que ganara sus alas en 2008, un trastorno neurológico comenzó a afectar su movilidad. Para 2013, ya no podía caminar y se vio obligada a retirarse.

Adaptive surfer Sarah Bettencourt, 35, of Rancho Penasquitos at USA Surfing’s 2019 Adaptive Surfing Championship Thursday at Oceanside Harbor’s North Jetty beach.

En 2014, fundó el equipo de hockey sobre trineo de los San Diego Ducks y competió durante tres años en el equipo femenino de hockey sobre trineo de los Estados Unidos. Mientras visitaba una clínica de surf adaptativo en diciembre de 2017, conoció a Bailey y él le prestó su tabla de surf especialmente adaptada, que tiene empuñaduras y aletas ubicadas más cerca del centro del tablero para mejorar la maniobrabilidad del surfista.

“Dijo ‘prueba esto’, y me subí y comencé a surfear como un loco”, dijo.

Compitiendo por el equipo de Estados Unidos en su primer campeonato mundial ISA en diciembre pasado, Bettencourt ganó una medalla de plata y ayudó a su equipo a conseguir su primera medalla de oro. Dijo que el surf adaptativo se convirtió en su deporte ideal, porque en el agua, su discapacidad desaparece.

“Me hace muy feliz”, dijo. “En el agua puedo flotar, no me arrastro y no necesito pedir ayuda. Es muy liberador”.

Deja un comentario