Cuando ni la parálisis cerebral es obstáculo para terminar la maratón de Nueva York

El Maratón de Nueva York es una de las pruebas atléticas más famosas del calendario mundial. Más de 40.000 corredores transitan cada año por las calles de la Gran Manzana cumpliendo el sueño de participar en uno de los acontecimientos más importantes del deporte, sin importar la marca final. Lo importante es disfrutar.

La prueba se disputó el pasado domingo 3 de noviembre y la ganó el keniano Geoffrey Kamworor. Sin embargo, horas después de que el vencedor cruzara la meta, cientos de personas aguardaban la llegada de una participante muy especial que había comenzado la prueba tres días antes: Terry Hannigan Vereline.

Terry Hannigan Vereline es una veterana del ejército de los Estados Unidos que participó en la guerra de Vietnam. Ahora tiene 65 años, muchos de los cuales se los ha pasado pegada a una silla de ruedas ya que tiene su cuerpo paralizado. Sin embargo, ha sido capaz de completar el Maratón de Nueva York caminando a lo largo de tres largos días.

Gracias a un exoesqueleto

Vereline recibió un exoesqueleto hace cinco años como parte de un programa para veteranos del ejército. Acostumbrada a años sentada en su silla de ruedas, necesitó de largas jornadas de aclimatación para que su cuerpo pudiera acostumbrarse de nuevo a cosas tan sencillas como levantarse o sentarse. Y no quiso desaprovechar esta nueva oportunidad vital.

Reconoce a la CBS que al principio tenía miedo: «Estaba muy asustada, pero tan pronto como encendieron el dispositivo y pude dar ese primer paso, eso fue todo. Estaba levantada sobre mis propios pies. Podía mirar a las personas a los ojos. Podía abrazarlos y tocarlos». Ese exoesqueleto le iba a cambiar de nuevo la vida. Trabajó duro durante largas jornadas y en menos de un mes ya podía valerse por sí misma.

Asegura que lo más importante es «no rendirse. Las cosas que hacía antes de quedar paralizada aún puedo hacerlas. Solo hay que encontrar otra forma de hacerlo». Por eso, cruzar la línea de meta fue increíble: «Me sentía extasiada. Estaba haciendo algo que nunca pensé que sería capaz de hacer».

Terry Hannigan Vereline comenzó el maratón el viernes y lo completó el domingo después de 42.195 agotadores metros recorridos

Vereline tardó tres días en completar la prueba: comenzó el viernes con 16 kilómetros, hizo otros 16 el sábado y el domingo, durante la prueba oficial, completó los 10 kilómetros restantes. Actualmente hay más de 500 exoesqueletos de la empresa ReWalk en funcionamiento y la que fuera sargento del ejército tiene sentimientos encontrados por ser la afortunada que ha recibido uno de esos dispositivos. Por eso, quiere aprovecharlo al máximo y demostrar que todo en la vida es posible con esfuerzo: una enorme demostración de superación personal.

Deja un comentario